Ponle Un Límite A Las Discusiones De Pareja. Por: Mariela Gauna

Contenido

 ¿Te encuentras en una relación de pareja y las discusiones son frecuentes? ¿Consideras normal las discusiones de pareja?; estas y otras interrogantes suelen presentarse en aquellas personas que viven en una relación de pareja y discuten de manera frecuente, muchas de estas discusiones suelen ser acaloradas y desagradables.

Mariela Gauna, experta en temas de amor y de pareja, nos indica que cuando una pareja discute habitualmente pueden darse dos escenarios, el primero de ellos es la parte constructiva, es decir, cuando los miembros de la pareja se plantean los desacuerdos desde un punto de vista respetuoso; esto ayuda a que la relación se fortalezca. No obstante, existen muchos casos donde ya no se trata de una discusión constructiva sino “destructiva” desde todo ámbito; pues tales discusiones acaban en gritos, insultos y hasta en violencia física; lo cual no representa de ningún modo a una relación sana.

Por eso es preciso establecer hasta qué punto se puede permitir una discusión, estableciendo límites a fin de evitar malos entendidos que conlleven a una discusión mucho más acalorada. En el presente artículo conocerás cuales son las pautas para que evites una discusión con tu pareja y así puedas estar en una relación saludable.

¿Cómo dejar de discutir tanto con tu pareja?

La comunicación es sumamente importante en toda relación de pareja siempre y cuando se lleve a cabo de manera respetuosa; por lo tanto si en tu relación existen discusiones y peleas frecuentes, será necesario evaluarse y acudir a un profesional. Sin embargo, Mariela Gauna nos explica unas pautas que puedes seguir a fin de minimizar estas discusiones que no traen ningún tipo de beneficio a tu relación.

Vive la realidad

No se trata de plantearnos como objetivo no volver a discutir jamás con nuestra pareja, esto sería un absurdo, pues no existe ninguna pareja en el mundo que nunca haya sostenido una discusión, es preciso pisar tierra firme, pues la relaciones de pareja ideales no existen. Tampoco se trata de vivir en una constante batalla campal. Los conflictos de pareja pueden aparecer en cualquier momento y cuando se piensa que nunca se tendrá una discusión pueden surgir sentimientos de rabia, frustración y malestar.

No te guardes tus molestias

Resulta vital en toda relación que cuando no se está de acuerdo con alguna situación se haga saber inmediatamente, pero siempre de buenas maneras. Cuando uno de los miembros de la pareja oculta sus molestias, esto va formando un cúmulo de frustraciones y peor aún, un detonante que estallará en cualquier momento.

Adopta una actitud constructiva

Todos los seres humanos cometemos errores, nadie es perfecto, por lo tanto cuando queremos hacer saber a nuestra pareja que se ha equivocado, lo mejor es hacerlo desde un punto de vista constructivo, los gritos, los insultos y la burla no se corresponden con una actitud racional; una actitud de esta naturaleza solo conseguirá que la otra parte se ponga a la defensiva y piense que la falta cometida no era para mostrar ese tipo de acción.

No mezcle reproches

Cuando se está discutiendo una situación en específico, es importante que dicha discusión solo se base en el problema del momento, jamás se deben unir conflictos anteriores; ya que lo único que se logrará será formar una discusión más acalorada que pueda terminar en violencia. Por lo tanto, evite este tipo de actitud, cada reproche tiene su momento y si ya fue sanado no es correcto traerlo a colación nuevamente.

No buscar culpables

Al momento que surgen los conflictos de pareja lo primero que hacemos es buscar un culpable, aquí lamentablemente tenemos que decirte que esto se comparte en un porcentaje de 50 y 50, cada uno tiene su cuota de responsabilidad. Por lo tanto la solución no es juzgar sino reconocer el error, por lo tanto es importante corregirlo.

Proponer soluciones al problema

Se debe ser específicos y concretos, es importante buscar la solución más saludable a los conflictos, esto desarrolla la inteligencia emocional, especialmente si nos planteamos alguna manera de hacerlo como por ejemplo: “Considero que es mejor hacerlo de esta manera, ¿Qué opinas?”.

Deja el humor y el chiste para otro momento

Los chistes de mal gusto dentro de una discusión es un detonante muy peligroso. Cuando se está en medio de una discusión jamás se deben hacer chistes, ironías, burlas o tratar de ridiculizar a la otra persona; esto solo aumentará la tensión a niveles que pueden llegar a ser incontrolables.

Aprende de los conflictos 

Después de todo conflicto viene una enseñanza, y las discusiones de pareja también dejan algo que aprender. Es importante que luego de terminada la discusión se vuelva a caer en el mismo tema. Quizá hayas notado que hay parejas que casi no discuten, esta puede ser la razón y es que lo más seguro es que hayan aprendido de sus errores y no desean caer en la misma situación.

Espera un momento antes de entrar en conflicto con tu pareja

Suele pasar que algunas veces tu pareja discute y aún no has caído en cuenta porque lo está haciendo o no te encuentras preparado para una discusión. Ante estas situaciones lo mejor es pedirle un tiempo que te permita reflexionar acerca del motivo de la discusión en lugar de dejarte llevar por las emociones.

Cambia las quejas por peticiones

Aquí es importante reconocer que en muchas ocasiones en lugar de proponer o solicitarle algo a nuestra pareja lo que hacemos es criticar y quejarnos; por tal razón en lugar de decirle: “Tu siempre…”, cámbialo por “Me gustaría que…”. Esto sin duda evitará una discusión que no traerá ningún beneficio.

Nunca se debe llegar a los insultos

El respeto es la base de toda relación; por lo tanto al hablar de insultos se habla también de la pérdida de este valor tan importante como es el respeto. Para hacer saber nuestro punto de vista no se necesita agredir verbalmente a tu pareja, esto solo causará un malestar mayor haciendo daño a la relación.

Renuncia a la idea de tener siempre la razón

Los extremos nunca han sido buenos, creer tener siempre la razón es dañino tanto para la persona como para la relación de pareja. De la misma manera el sentir miedo al conflicto evadiendo los problemas tampoco ayuda a resolver dichos problemas. En ningún momento se debe callar o ceder para evitarlo, es necesario discutir o resolver de una manera pacífica y racional cualquier punto de vista discordante en la relación.

Practicar el perdón

Luego de una discusión es importante analizar y reflexionar acerca de lo ocurrido; se deben reconocer los errores y pedir disculpas de ser necesario. Esta actitud demostrará que eres una persona racional, que no guarda resentimientos ni mucho menos rencores, lo que favorecerá grandemente la relación. Esto podría ayudarte a que los episodios de discusiones frecuentes vayan disminuyendo considerablemente.

Para finalizar es necesario hacer mención a unos aspectos muy importantes que deben evitarse en cualquier discusión de pareja, el primero de ellos es el uso del alcohol y las drogas; esto definitivamente deben estar fuera y muy lejos de toda discusión inclusive dentro de una relación normal de pareja; esto lo que hará será entorpecer cualquier intento de diálogo o negociación que se quiera llevar a cabo; jamás bajo ningún concepto este tipo de situación deberá permitirse.

De igual manera, existen barreras muy peligrosas que no se deberán cruzar, estas son la violencia psicológica y física; sin embargo, antes de llegar a esta fase quizá ya las alarmas se hayan encendido en alguna oportunidad, como por ejemplo alguna falta de respeto, la falta de empatía, la falta de modales y de compañerismo. Todas estas actitudes corresponden a eventos que pueden ir empeorando con el paso del tiempo.

En consecuencia Mariela Gauna aconseja siempre a estar atentos a estas discusiones que se están convirtiendo poco a poco en el diario vivir de la pareja o que ya forma parte de su convivencia diaria; esto no resulta para nada saludable en ninguna relación, por lo tanto si esto te está sucediendo es momento de que acudas a un profesional para que te oriente en todos los aspecto y que te brinde la ayuda necesaria para salir de esta situación.

Es importante reconocer que las parejas realmente comprometidas en una relación sana y estable discuten para comprenderse y sumar, están orientados en todo momento a resolver los conflictos.

error: Content is protected !!
Abrir chat
1
¿Necesitas Ayuda?
Hola, Soy Mariela Gauna

¿En que te Puedo Ayudar?