La Difícil Tarea De Olvidar. Por: Mariela Gauna

Contenido

Todos sabemos lo difícil que puede ser el poner en una balanza la relación entre la mente y el corazón y más aún cuando se trata de una persona que quieren. Esta capacidad del ser humano de recordar es lo que trae a colación que Mariela Gauna saque este tema a fondo para poderlo analizar y también darle solución a los problemas que pueda tener una persona tras haber cerrado el ciclo con otra de su entorno más cercano.

Siempre habrá disparidad cuando se hable de amor, más aún cuando el cerebro y el corazón se juntan para analizar a una determinada persona, es allí cuando la desproporción es notable, porque por una parte la mente siempre sabrá lo que es lo más correcto y analizar a fondo, pero el corazón le dice a la persona lo que debe hacer para tener más vitalidad y pasión en su vida.

Muchas personas tienen este contraste bien marcado a lo largo de sus vidas cabe destacar. En esto tiene especial interés el haber destacado para una persona en particular, ya que así es como se les recuerda, con pasión y hasta con alegría, todo depende del tipo de conducta llevada a cabo.

En todo momento la mente siempre va a querer que exista irracionalidad, frialdad y control sobre todo el asunto de recordar a esta persona, esto porque sabe muy bien que las cosas pueden salirse de las manos o ir muy mal cuando se trata de buscar en el pasado.

Pero el corazón dice lo contrario, abre la expectativa y posible esperanza de que realmente algo puede volver a suceder, eso es entonces una pequeña guerra que una persona libra consigo mismo, aunque todo depende, existen personas que por supuesto saben cerrar ciclos y no tienen mayores inconvenientes hacia el futuro, pero otras no poseen este don tan marcado.

Una batalla para toda la vida.

Cuando tomamos en cuenta a la mente y el corazón siempre sale a flote el tema de la eterna guerra que existe entre ambas partes que definen a la razón y el compromiso de una persona. El cerebro en todo momento dirá lo que una persona debe hacer para que la cosas no se salgan de control, incluso puede hacer arriesgar a una persona si el análisis sustancial de los hechos lleva para tal motivo. El corazón sin embargo permite ir más allá, porque significa toda la pasión que una persona siente por otra y es la diferencia entre quedarse con la duda de por vida o saber qué tan bien pudo suceder algo.

Cuando se da una ruptura amorosa con una persona especialmente importante en la vida de cada ser humano, es cuando realmente una de las partes o ambas se dan cuenta de cuán importante era ese compromiso para estas personas y de lo que acaban de perder. Es decir, puede que ocurra el caso de que una de las partes ya no quiera a la otra y cuando eso pasa es cuando sucede la eterna guerra entre estas partes para ver si continuar intentando algo que parece ya haber finalizado o mejor seguir el camino y buscar a otra persona.

La intensidad de los recuerdos es la base fundamental precisamente de tener esta batalla en el cerebro, porque mientras una persona más recuerde a otra quiere decir que fue un tipo de relación muy intensa y en donde probablemente el corazón sea el ganador al seguir en el recuerdo constante.

El efecto del tiempo

No todo es oscuro ni malo, de hecho muchas personas pueden, pese a haber tenido una relación tan fuerte, conseguir que los recuerdos ya no les afecten y poder continuar con sus vidas incluso con una persona totalmente diferente que con la que estaban anteriormente. En esto interviene mucho por ejemplo el efecto sanador del tiempo, el cual por supuesto que tiene efectos curativos importantes para aliviar el paso de los meses y años, es mágico si se toma desde el punto de vista del propio corazón.

Con el paso de los meses y hasta años se logra olvidar a una persona, es una ley natural de la vida y sobre todo si una persona ya quiere finalmente cerrar un ciclo por su propio bien. Al enfocarse una persona en sí misma ocurre que la conexión entre el hipocampo y la amígdala dejan de presentar recuerdos de la persona del pasado para tener entonces una relación más directa con nuevos recuerdos y una cantidad inmensa de nueva información por procesar. Aquí es donde nosotros podemos evaluar por supuesto a las personas que tienen problemas para superar a personas del pasado y a otras que parece que a los días ya tienen una nueva vida alejada de quien fue importante anteriormente.

Los recuerdos presentes con el paso del tiempo dejan de ser importantes y dan paso a las nuevas interacciones que una persona debe tener con alguien a quien vayan a conocer. Por ejemplo debemos destacar que siempre habrá un período de duelo emocional, sea cortito o muy largo pero siempre estará presente en todo momento para poder rehacer la vida que se llevaba antes y hacerlo incluso de la mejor forma.

Los mejores consejos para olvidar

Mariela Gauna tiene unos importantes consejos a tener presentes siempre que se rompe una relación o bien, cuando parece que no se le puede olvidar a una persona por nada que se intente, en estos intervienen tanto la mente como el corazón y por eso son tan importantes para llevar una correcta vida a futuro. Estos son:

  • Aceptar lo que ocurrió: Si nunca hay aceptación no habrá probabilidad de que se sane con el problema que sea, ni siquiera por muy pequeño que haya sido la disputa o la ruptura. Aceptar significa no pedirse respuestas que no existen ni pensar mil veces en un tema que ya no tiene relevancia porque saben la respuesta.

No es necesario de ninguna manera posible el tener que ahondar en un mismo tiempo una y otra vez ya que se puede cometer el error de darle importancia a detalles que incluso son dañinos o no fueron esencialmente importantes dentro de la relación.

Por ello la aceptación de los hechos es un paso para valientes que desean retomar sus vidas, es dar marcha a esa persona con la cual ya no se tiene ninguna relación posible. Es ver y analizar el hecho con la mente para saber que en efecto, ya mantener los lazos con ciertas personas no tiene solución y el bienestar personal debe ser lo primordial.

  • Vivir la vida: El disfrute pleno de cualquier emoción es tarea del corazón ya que es el eje fundamental para saber disfrutar correctamente de la vida y en condiciones de todo tipo. Cuando una relación ha llegado a su fin lo mejor es mantenerse ocupado y sobre todo vivir a tope las emociones con amigos y familia para sanar el problema con mayor rapidez.

Se trata de construir ya nuevos recuerdos, es un ciclo que en la vida ocurre bastante, conocer nuevas personas, conseguir experiencias nuevas y hasta poder establecer una relación real. Así que no se trata de quedarse pensando en el pasado sino precisamente en poder darse un tiempo de manera individual para lograr divertirse, de no pensar en una persona del pasado y además llegar a conocer a una persona con la cual llegar a compartir a futuro.

  • El tiempo nunca será todo: El poder de actuar es un trabajo conjunto entre la mente y el corazón, es un equipo que te puede ayudar mucho en este tema, Mariela Gauna comenta que si bien es cierto que el tiempo lo cura todo, será así mientras que la persona lleve a cabo acciones que haga que el paso de los días y meses sea llevadero, simplemente echados sin hacer nada al respecto el tiempo no tendrá efecto, será como un cuaderno en blanco y puede ser incluso peor ya que el recuerdo nunca se irá de la cabeza.

Por eso mientras más actividades lleve a cabo una persona mejor será ese proceso de duelo y posteriormente puede que hasta recuerde lo que ocurrió en el pasado con gracia. Quedarse todo el día en casa esperando que se solucione mentalmente un duelo emocional no es para nada agradable y mucho menos cuando se piensa en ello a cada segundo.

error: Content is protected !!
Abrir chat
1
¿Necesitas Ayuda?
Hola, Soy Mariela Gauna

¿En que te Puedo Ayudar?